Blogia

Noche de Ronda

Algo personal

Hace tiempo que es raro que siquiera escriba en este blog. Creo que una entrada personal es inaudita... pero hoy es un día especial. En realidad es el último día de mi vida; y el primero del resto de ella. Esta tarde voy a hacer una promesa muy importante, trascendental.

Sé que a partir de la una esto va a ser una locura, de gente, barullo, tareas y prisas; pero, de momento, estoy solo con el ventilador de la CPU, sin nada que hacer. Y tengo una sensación extraña en el estómago, como de mariposas. Estoy feliz, por supuesto, la de hoy es una decisión meditada, voluntaria y deseada; y amo con locura a la mujer con la que me voy a casar, pero en este preciso momento me siento aún más extraño que feliz: nervioso, expectante, impaciente, temeroso, ¡aburrido! Tengo que suponer que precisamente así se siente una oruga dentro de su crisálida cuando se le acerca el momento de transformarse. Los cambios, incluso los que sabes a mejor, siempre producen sensación de borde de acantilado... apretaré los dientes y saltaré con determinación. Esta tarde, delante de muchos amigos y seres queridos, diré a Teresa que la quiero, y que deseo pasar cada día de mi vida en su compañía.

Se me ha ocurrido compartir mi felicidad y el resto de mis sensaciones con los dos mochuelos y la media persona que quieran leer este post. No sé por qué... supongo que porque lo único que tengo hasta la una es la pantalla del ordenador, y, sinceramente, no tengo cuerpo para leer las noticias.

Un saludo, mundo.

Francisco (Rondador Nocturno)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Ineptitud

El descubrimiento de la longevidad de los pinos de Great Basin que crecían
en California, hizo que grupos conservacionistas de Nevada se fijasen en los
que crecían en su estado. Una organización encabezada por Darwin Lambert
empezó a estudiarlos y bautizó a los ejemplares más destacados con nombres
como Buda, Prometeo, Sócrates..., sin embargo, este grupo carecía de fondos,
por lo que pronto estas investigaciones fueron abandonadas y los
Intermountain Bristlecones, como son conocidos en EEUU, cayeron en el
olvido.

Sin embargo, en 1964, un joven becario llamado Donald R. Currey que
realizaba una tesis sobre los glaciares de la zona se enteró de la
existencia de estos fósiles vivientes y se dispuso a estudiarlos, con lo que
entró por méritos propios en la lista de los mayores ineptos de la botánica.

Donald R. Currey se dispuso a tomar muestras de estos árboles y se fijó en
uno que estaba situado en el Pico Wheeler al que Lambert había llamado
Prometeo o WPM-114. Para conocer su edad, al estudiante no se le ocurrió
otra cosa que talarlo. Pidió permiso al Servicio Forestal que
inexplicablemente fue concedido.

Currey taló a Prometeo y determinó que tenía 4.950 años, es decir, había
matado el árbol más viejo del mundo. Prometeo, que había nacido antes de que
se construyesen las grandes pirámides egipcias, había sucumbido al hacha del
becario Donald. R. Currey.

(Recibido por correo electrónico)

Tregüeando

Nadie o casi nadie está acusando a ZP&Cía. de ser malintencionados con su intento fallido de resolver el problema por la "vía del diálogo". El murmullo que se escucha es: "si ya te lo decía yo, idiota, que eres tonto de capirote y más ingenuo que un parvulito".

No es cierto que sea mejor haber intentado algo nuevo, por varios motivos:

  • "El palo y la porra" estaban funcionando: ETA hacía ya mucho tiempo que no era capaz de matar (aunque quisiera) por falta de medios económicos y humanos y de organización. Era cuestión de tiempo la total asfixia y extinción de la banda. Si algo funciona, no lo cambies.
  • Los experimentos, con gaseosa. El asunto es demasiado importante (se trata de la vida de personas inocentes) como para "arriesgarse a probar" algo que la mayoría de los españoles estábamos convencidos de que no funcionaría.
  • El fracaso no es inocuo: no estamos en el mismo punto que antes de la tregua (ojalá lo estuviéramos: si así fuese sólo habríamos perdido el tiempo). ETA ha aprovechado muy bien este tiempo de "tregua del Estado de Derecho" para reorganizarse, acopiar recursos e, incluso, volver a obtener financiación pública vía electoral (supongo que a pocos os cabrá la duda de que ANV = HB = ETA). Ahora es más capaz de matar que hace dos años: estamos peor.
  • El intento de ZP, además de pueril, resultaba inmoral e, incluso ilegal: negociar implica hacer concesiones, y en nuestro sistema legal y penal (al contrario que en USA) no existen los acuerdos judiciales, y menos en delitos perseguibles de oficio como los de sangre. Las condenas y las penas de un delito no se pueden negociar: lo único que puede hacer el Gobierno es indultar tras la condena.


Los que consideréis que es mejor probar soluciones imaginativas, buscar atajos, al largo, duro y amargo camino de la aplicación continua, severa y estricta de la Ley y sólo de la Ley estáis completamente equivocados, tanto por un lado (GAL) como por el contrario (negociación).

Y no me alegro de que se demuestre que lo estáis, me entristezco por ello, doblemente porque puedo resultar víctima de vuestro error. Otro Gobierno tomó una decisión importante, que costó vidas, en contra del sentir mayoritario y expreso de la sociedad española, y aquello estuvo muy mal, y así lo entendimos los españoles en las urnas. Ahora me quejo de lo mismo con este Gobierno.

R.N.

Teresa

Teresa

Tiene un secreto Teresa
que a nadie cuenta y debe ser cosa triste
pues todos lamentan, el que sus ojos negros
no brillen tanto y que se escape una lágrima
de vez en cuando.

Hay Teresa, mi vida dime el secreto
yo no lo cuento a nadie, te lo prometo
y Teresa anda llevando velas
y piensa que San Antonio no la consuela
yo le he dicho que el santo, prefiere rosas
sobretodo si las lleva una niña hermosa.

Que Teresa anda, llorando a mares
encerrada en si misma, niega la llave
y es que cuando alguien vive, cortando flores
es porque se sufre sin duda, de mal de amores.

Hay Teresa mi vida dime el secreto
yo no lo cuento a nadie, te lo prometo
y ahora es San Antonio, quien esta muy triste
pues no quiere ser imagen y a Dios insiste
en que le haga un milagro, ya que su deseo
es invitar a Teresa a dar un paseo.

De ella y su secreto nada se sabe
solo que una tarde la vieron marcharse,
nadie corta sus flores y desde aquel dia,
la hornacina de Antonio, la hornacina de Antonio
la hornacina de Antonio, esta vacía.

Pasión Vega

Aerolíneas Argentinas

Hay anuncios que realmente te reconcilian con el mundo de la publicidad y te hacen preguntarte por qué diantres la interrumpirán para poner esa basura de programas entre medias, y éste es uno de ellos: 

http://www.ad-awards.com/inc/video.swf?id=30

Nada que envidiar al mejor cine de  Jeunet o Tornatore...

R.N.

Ciencia y fe

 

Tomado de http://www.wellingtongrey.net

Repito, todos vamos a ir al infierno

http://jtf.org/forum_english/index.php?topic=1645.0


Por si os entra la duda: sí, esa especie de diarrea mental es REAL. Ni siquiera nuestro buen Benedicto XVI (ex Joseph Alois Ratzinger, ex Prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, vulgarmente conocido como el Santo Oficio de la Inquisición) tiene nada en contra del matrimonio entre dos personas de distinta religión... pero esta gente SÍ. Impactante. En pleno siglo XXI. Impactante.

R.N.

Todos vamos a ir al Infierno

Mirad lo que se obtiene si nos dedicamos a permutar los siete pecados capitales...

 

Siete pecados capitales

 

Traducido por R.N. desde la perla encontrada en
http://indexed.blogspot.com/2007/01/were-all-going-to-hell.html

Apagón programado

Mañana, jueves día 1 de febrero de 2007, de 19:55 a 20:00 h se propone desde medios franceses apagar todas las luces para darle un respiro al planeta.

Si la respuesta es masiva, el ahorro energético puede ser brutal. Solo cinco minutos, a ver que pasa.

Sí, sí, ya sé que estaremos cinco minutos a oscuras con cara de tontos, pero recordad que Internet tiene mucha fuerza y podemos hacer algo grande.

¡Pasad la noticia!

R.N.

Informe sobre la carta robada

Durante tres años unas veinte personas han estado reuniéndose, leyendo, investigando, discutiendo, para hacer un informe. Son hombres y mujeres de diversas profesiones y, como en el poema de Borges Los conjurados, han tomado la extraña resolución de ser razonables. La materia de la que versa su informe tiene un nombre conocido y una improbable definición. El nombre: libros de texto. La definición: ese lugar en donde unas generaciones dejan constancia de lo que a su entender debieran conocer las siguientes. No de todo lo que debieran conocer, pero sí de lo imprescindible, del punto de partida, el mínimo común denominador de una sociedad.
Han escogido 60 libros de sexto de Primaria y de primero de Bachillerato. Distintas editoriales y las siguientes materias: Idiomas, Matemáticas, Historia, Lengua y Literatura, Conocimiento del Medio, Griego y Latín, Física y Química, Religión, Biología y Geología, Economía, Música, Ciencia, Tecnología y Sociedad, Filosofía, Plástica y Educación Física. No han hecho un estudio comparativo entre las editoriales, no se han ocupado de la calidad o del nivel, ni siquiera de los contenidos. Lo que han analizado es lo que esos libros cuentan con esos contenidos. Y no lo que cuentan acerca de las matemáticas, o de la Historia o del inglés, sino lo que cuentan de la Tierra.
Cuando en un libro de matemáticas se pone un ejercicio sobre cuánto cuesta el equipo de montar en bici de Roberto, equipo que, por cierto, cuesta, sin contar la bici, 156,87 euros, y cuando la gran mayoría de problemas aritméticos versan sobre compras de ese tipo, no sólo se cuenta cómo se suman euros. También se cuentan cosas que tienen que ver con el sentido de lo necesario, lo útil, lo raro, lo normal.
Dicen que a las personas que viven en una isla les es más fácil imaginar en dónde viven, comprender qué significa agostar un suelo o arrasar una costa. Quienes vivimos en continentes tendemos a pensar aún que la Tierra es plana y que, una vez destrozados estos 100 kilómetros, siempre habrá otros 100 kilómetros siguientes. Olvidamos que la Tierra es también una isla, contiene el delicado equilibrio de la vida y flota, redonda y azul como una naranja, entre millones de otras islas en donde no hay vida ni podría llegar a haberla, o acaso en alguna sí la haya pero estará muy lejos.
En el informe (www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/Informe_curriculum.pdf) se estudia lo que transmiten los libros de texto sobre la sostenibilidad, esto es, sobre qué hacer para que siga habiendo vida en la Tierra, incluida la vida humana. Sobre si, por ejemplo, lograremos alimentarnos de, diríamos, los intereses de la naturaleza y no del capital, puesto que una vez consumido el capital de la naturaleza ya no habrá más alimento.
Todavía resulta difícil hablar de esto. Los ecologistas son los mensajeros y aunque en principio nadie quiere matarles pues se le considera amantes de las hayas y otras criaturas benignas, el mensaje que portan no es grato. Hace algunos años optamos por pensar que los mensajeros eran unos extravagantes. Como quien recopila todas las referencias a cierto actor de cine mudo, ellos y ellas comían galletas integrales y contaban que se iban a derretir los Polos. Ahora el cambio climático, el agotamiento de los recursos, los errores fruto de la tecnología, la toxicidad de los metales pesados y tantas otras cosas forman parte la vida diaria. En lo que les conozco, debo decir que los ecologistas no se alegran de tener razón. Habrían preferido que la suciedad no se acumulase, que vivir mejor con menos fuera lo habitual y la equidad, un principio aceptado y vivido en cada vida humana.
No sólo lo habrían preferido sino que lo prefieren. Trabajan para que así sea y algunos y algunas se reúnen, discuten y argumentan, y después escriben un informe en donde dicen que los libros de textos no contienen apenas fotografías de lugares, mapas físicos, mapas lumínicos, imágenes que permitan ver en qué se ha convertido esa especie de gran superficie verde y ocre con que durante mucho tiempo se han representado los continentes. Y junto a lo que no se muestra, dicen, aún es más significativo aquello de lo que no se habla.
Los libros de texto no hablan de «las multinacionales [con la excepción de dos libros], el reparto del poder, las culturas arrasadas, las aportaciones de las mujeres, los sindicatos..., los movimientos alternativos (aunque sí las ONG de ayuda), la autosuficiencia, los proyectiles reforzados con uranio, las aficiones de bajo impacto ecológico..., los bancos, la pérdida de soberanía alimentaria, el modo en que se impone la comida basura, las patentes de semillas..., las soluciones colectivas, los dueños y los daños de la televisión..., las cargas de la policía, las mentiras de los libros de texto...».
La cita es más larga pero creo que el fragmento sirve para dar una idea del mundo que se dibuja y el que se niega. Valga, en todo caso, un ejemplo de un libro de Física y Química para condensar el talante general de exaltaciones y silencios: «Durante la Guerra del Golfo, los soldados de EEUU y de otros países aliados pudieron tomar todas sus comidas en las trincheras, calentitas y cualquier momento, gracias a la tecnología».
A medida que se leen las 184 páginas del informe empezamos a preguntarnos qué sucedería si en los centros escolares los alumnos obtuvieran una imagen del futuro como un lugar no sólo incierto sino posiblemente catastrófico; si fueran conscientes del turbio papel de las grandes corporaciones, de la ausencia de principios que guía la mayor parte de las inversiones económicas y en especial de la ausencia del principio de precaución; si comprendieran que las soluciones individuales nunca son una solución, si se les dejara claro hasta qué punto las decisiones que afectan a su vida diaria, su salud, su ética, su espacio, sus proyectos, les han sido arrebatadas. Es posible que cada año salieran entonces de los colegios y de los institutos alumnos y alumnas más conflictivos, dicho esto en el mejor sentido de la palabra. Si la destrucción avanza habrá de ser bueno, parece, afrontarla, luchar para que no ocurra.
Hace unos días escuché contar a un padre esta escena. Su hijo de 11 años comía un yogur mientras miraba de pie el telediario. Allí se decía que el efecto invernadero provocará el deshielo de la Antártida en 2040. La primera reacción del niño fue calcular su edad y decir con asombro y satisfacción: «¡Yo veré eso!». Pero la noticia seguía y hablaba de los efectos que, algún tiempo después, provocará la desaparición de la capa de hielo en el calentamiento global: inundaciones de ciudades costeras, desplazamientos masivos, extensión de las enfermedades, aumento de los conflictos por lograr recursos, destrucción de ecosistemas, guerras. El gesto del niño fue mudando del encantamiento a la sensación de profunda injusticia por tener que heredar un mundo así.
De acuerdo, es un niño. ¿Es mejor que no sepa, que se entere por los telediarios y que en sus libros de texto le digan, no sólo a niños de 11 años, por cierto, sino también a adolescentes de 16, cosas como: «Los coches funcionarán dentro de muy poco con agua y así no contaminarán el medio ambiente» (Lengua), «Los expertos dicen que todos van a tener acceso a Internet en el año 2020» (Inglés), «La tecnología debe aportar los medios necesarios para satisfacer las necesidades humanas» (Economía), «El teletrabajo permitirá disfrutar de más tiempo libre» (Historia), «Gracias a la clonación se podría conseguir un aumento de la producción y así se podrían paliar deficiencias alimenticias de una parte de la población humana» (Biología y Geología), etcétera?
Resulta difícil defender que los libros de texto enseñen falsedades, verdades a medias, consecuencias sin causas. O decir que es útil, a los 11 y a los 16 años seguir creyendo no ya siquiera en los Reyes Magos, quienes al fin y al cabo estarían en el orden de lo imaginario, sino en que basta con soplar para que el semáforo verde se ponga rojo y así detenga el coche que viene dispuesto a atropellarte. Pero, más allá de esto, tal vez convenga recordar que la carta robada de que trata este informe, la carta que no miramos aunque está ahí, delante de nuestros ojos, no es la carta de lo que vamos a contarle a los adolescentes, sino la de nuestra propia imaginación.
Sucede que la sostenibilidad de la Tierra apenas figura en el conjunto de historias que conocemos, que circulan, que han circulado y han sido soñadas. Éste hecho es apenas un síntoma de cómo la voracidad y la codicia con respecto al planeta y a los seres más débiles tiene hoy mayor potencia que la capacidad de oponer resistencia y reemplazar esa codicia por prácticas diferentes.
Es preciso invertir la relación de fuerzas. Quizá porque lo saben, unas 20 personas organizadas, como muchas otras, en un colectivo de acción ecológica, y por lo tanto política, trabajando en común durante tres años, analizando la imaginación de los libros de texto, discutiéndola y argumentándola, no sólo han producido un informe. Han producido además una historia sobre cómo mantener el delicado equilibrio de la vida, una historia que puede circular y ser soñada y, multiplicándose por otras historias, llegar a ser real.
Belén Gopegui es escritora, autora de obras como
Lo real o El lado frío de la almohada.
 
 
Belén Gopegui
Tribuna libre, elmundo.es
18 de diciembre de 2006

Feliz Navidad

Feliz Navidad

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Objetos transneptunianos

Con ese exótico nombre se conoce a los cuerpos del Sistema Solar cuya órbita está más allá que la del Planeta Neptuno, que tras las últimas modificaciones en la definición de planeta de la UAI es el último del Sistema (lamento destripar de esta manera la intriga de la serie de "el número de los planetas", pero quería poner esta imagen).

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

De entre estos objetos destacan unos cuantos planetas menores, según la definición de la UAI, alguno con sus propias lunas. Se trata de planetas menores y no de auténticos planetas no por su tamaño, ya que el de alguno es más que respetable, si no porque no han conseguido "limpiar" gravitacionalmente su órbita de otros objetos, dominándola, y la comparten con ellos.

Presento esta bella colección de imágenes artísticas a escala, elaboradas a partir de los datos existentes, de los mayores objetos transneptunianos. Como véis uno de ellos es muy conocido: el antiguo planeta Plutón, pero según se observa, ni siquiera es ya el mayor de estos objetos; eso sí, tiene la mayor de las lunas, Caronte (algunos consideran que ni siquiera es una luna, si no que ambos cuerpos Plutón-Caronte forman un sistema planetario doble), y el mayor número de ellas, tres. El resto de los cuerpos son francamente desconocidos para el gran público. Dos de ellos han sido descubiertos hace tan poco que ni siquiera tienen aún un nombre propio definitivo, y figuran con su códigoalfanumérico de descubrimiento.

Impresionante el Universo, ¿no?

R.N.

El número de los planetas (II)

Había que hacer algo, y varios astrónomos, capitaneados por Herschel opinaban que la respuesta era cambiar las reglas del juego para devolver la cordura al Sistema Solar: puesto que con la definición tradicional de planeta, cuerpo celeste que gira en órbita alrededor del Sol, la cosa se estaba desfasando había que ponérselo más difícil a los cuerpos celestes para ser considerados planetas: además de girar alrededor del Sol debían tener un tamaño suficiente como para formar un disco a la vista del telescopio, en vez de un simple punto como las estrellas. Los cuerpos celestes en revolución alrededor del Sol, pero sin ese tamaño serían considerados simples "asteroides" (similares a estrellas) y expulsados de la lista de planetas.

En 1828, a la muerte de Herschel, se estaba aún muy lejos de alcanzar un consenso, y la mayoría de los libros de texto contaban los asteroides descubiertos entre los planetas; máxime cuando la cosa parecía haberse detenido en Vesta. No es tampoco que la comunidad astronómica internacional no respetara a Sir William... simplemente era que en eso no le hacía ni caso, pero para compensar decidieron bautizar con su nombre al planeta hoy conocido como Urano, de manera que los escolares de los años 30 y 40 del siglo XIX recitaban esta curiosa lista de once planetas del Sistema Solar: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Vesta, Juno, Ceres, Palas, Júpiter, Saturno y Herschel.

Tras ese breve periodo de calma, los acontecimientos se precipitaron de nuevo: a finales de 1845, Hencke cazó el que para él era el planeta número doce del sistema solar, cronológicamente hablando, o el sexto por posición (entre Vesta y Juno): Astrea.

Y unos pocos meses después, el 23 de septiembre de 1846, Johann Gottfried Galle, a partir de cálculos de Newton, Adams y Le Verrier, descubrió el planeta Neptuno, distinto a los otros descubrimientos precedentes puesto que su órbita era más externa que la del planeta Herschel, en vez de situarse entre las de Marte y Júpiter. Dejó la lista ese año así: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Vesta, Astrea, Juno, Ceres, Palas, Júpiter, Saturno, Herschel y Neptuno. (El nombre de Herschel para el penúltimo planeta estaba muy en entredicho fuera de Gran Bretaña, porque rompía la tradición de asignar nombres mitológicos a los planetas y, qué narices, Herschel era inglés). Total planetas: trece, que dicen que es mal número si no crece, pero vaya si creció...

R.N.

Last·fm ya en español

Sitio de Last·fm en español

 

Pues sí, uno de mis juguetes musicales favoritos por fin ha lanzado su versión en español, a la que puedes pasar directamente tu cuenta anterior. No es que no me entere en el idioma de Shakespeare, pero más cómodo y cercano en español sí que se siente uno...

 

R.N.

Valladolid republicana

Una pequeña gracia política: el escudo de mi ciudad en el que he sustituido la corona real por el gorro frigio que se acostumbra en lugares más civilizados como Francia. Ustedes dirán si les gusta... ¿serán posibles imágenes así algún día? Probablemente, puede, no sé... ya veremos. Salud y República.
 
R.N.
 
P.S. Éste es el oficial, para los que seáis de fuera:

"Citas del Centenario" El Mundo

A finales de 2003, y con motivo de su centésimo aniversario, el diario El Mundo publicó una serie de 25 perlas de Sabino Arana, padre fundador del PNV y de todo el nacionalismo euskaldún, del que se le puede considerar como su inventor. Estas citas producen auténtico rubor a cualquier mente moderna, democrática y antifascista. Lo expresado por ellas sí es "derecha extrema"... más que la de Adolf Hitler. Sin más comentarios, las citas que pude coleccionar, que hablan por sí mismas. Agradecería si alguien me puede ayudar a completar la colección con las que me perdí.

R.N.

2003/11/01 LAS CITAS DEL CENTENARIO (1)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/02 LAS CITAS DEL CENTENARIO (2)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/03 LAS CITAS DEL CENTENARIO (3)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/04 LAS CITAS DEL CENTENARIO (4)
«Los extranjeros podrán establecerse en Bizkaya bajo la tutela de sus respectivos cónsules; pero no podrán naturalizarse en la misma. Respecto de los españoles, las Juntas Generales acordarán si habrían de ser expulsados, no autorizándoseles en los primeros años de independencia la entrada en territorio bizkaino, a fin de borrar más fácilmente toda huella que en el carácter, en las costumbres y en el idioma hubiera dejado su dominación».
(Sabino Arana).

2003/11/05 LAS CITAS DEL CENTENARIO (5)
«Olvida esta tu lengua, sí. Pero si el maketo, penetrando en tu casa, te arrebata a tus hijos y tus hijas para quitar a aquellos su lozana vida y prostituir a éstas... entonces, no llores».
(Sabino Arana).

2003/11/06 LAS CITAS DEL CENTENARIO (6)
«Interrogad al bizkaino qué es lo que quiere y os dirá 'trabajo el día laborable e iglesia y tamboril el día festivo'; haced lo mismo con los españoles y os contestarán pan y toros un día y otro también, cubierto por el manto azul de su puro cielo y calentado al ardiente sol de Marruecos y España».
(Sabino Arana).

2003/11/07 LAS CITAS DEL CENTENARIO (7)
«La familia bizkaina atiende más a la alimentación que al vestido, que aunque limpio siempre es modesto; id a España y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es 'peor menealla'».
(Sabino Arana).

2003/11/08 LAS CITAS DEL CENTENARIO (8)
«El nacionalismo aspira, como es sabido, a la independencia absoluta del Pueblo Vasco, restaurándose éste conforme a lo esencial de su tradición religioso política, y constituyendo a la parte de acá del Pirineo y el Bidasoa (ya que la otra la juzga insostenible) la Confederación de todos los antiguos Estados de la raza. Sabido es que son seis: Laburdi y Zuberoa, al norte del Bidasoa y el Pirineo; Bizkaya, Guipuzcoa y Araba al Sur, Nabarra a un lado y otro de dicha línea».
(Sabino Arana).

2003/11/09 LAS CITAS DEL CENTENARIO (9)
«El grito de ¡Muera España! no significa propia y directamente deseos de la destrucción de España, sino de que los españoles abandonen nuestro territorio y se vayan al suyo, porque tenemos derecho a la independencia y no necesitamos de ellos para gobernarnos».
(Sabino Arana).

2003/11/10 LAS CITAS DEL CENTENARIO (10)
«La fisonomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español inexpresiva y adusta. El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español, o no sabe andar (ejemplo, los quintos), o si es apuesto, es de tipo feminil (ejemplo, el torero). El bizkaino es nervido y ágil; el español es flojo y torpe. El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos».
(Sabino Arana).

2003/11/11 LAS CITAS DEL CENTENARIO (11)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/12 LAS CITAS DEL CENTENARIO (12)
«El bizkaino es digno, a veces con exceso, y si cae en la indigencia, capaz de dejarse morir de hambre antes que pedir limosna [...]; el español es bajo hasta el colmo, y aunque se encuentre sano, prefiere vivir a cuenta del prójimo antes que trabajar».
(Sabino Arana).

2003/11/13 LAS CITAS DEL CENTENARIO (13)
«Si a esa nación latina la viésemos despedazada por una conflagración intestina o una guerra internacional, nosotros lo celebraríamos con fruición y verdadero júbilo, así como pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas, como agobia y aflige al ánimo del náufrago el no divisar en el horizonte ni costa ni embarcación, el que España prosperara y se engrandeciera».
(Sabino Arana).

2003/11/14 LAS CITAS DEL CENTENARIO (14)
«La diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos del contacto de los españoles y evitar el cruzamiento de las dos razas. Si nuestros invasores aprendieran el euzkera, tendríamos que abandonar éste, archivando cuidadosamente su gramática y su diccionario, y dedicándonos a hablar el ruso, el noruego o cualquier otro idioma desconocido para ellos».
(Sabino Arana).

2003/11/15 LAS CITAS DEL CENTENARIO (15)
«En Cataluña todo elemento procedente del resto de España lo catalanizan, y les place a sus naturales que hasta los municipales aragoneses y castellanos de Barcelona hablen en catalán; aquí padecemos muy mucho cuando vemos la firma de un Pérez al pie de unos versos euzkericos, u oímos hablar nuestra lengua a un cochero riojano, a un liencero pasiego o a un gitano».
(Sabino Arana).

2003/11/16 LAS CITAS DEL CENTENARIO (16)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/17 LAS CITAS DEL CENTENARIO (17)
«El bizkaino es emprendedor [...]; el español nada emprende, a nada se atreve, para nada vale (examinad el estado de sus colonias). El bizkaino no vale para servir, ha nacido para ser señor; el español no ha nacido para más que para ser vasallo y siervo [...]. El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que le civilice».
(Sabino Arana).

2003/11/18 LAS CITAS DEL CENTENARIO (18)
«¡Cuándo llegarán los bizkainos a mirar como enemigos a todos los que les hermanan con los que son extranjeros y enemigos naturales suyos!».
(Sabino Arana).

2003/11/19 LAS CITAS DEL CENTENARIO (19)
«En romerías de bizkainos rara vez ocurren riñas, y si acaso se inicia alguna reyerta, oiréis sonar una media docena de puñetazos y todo concluido; asistid a una romería española y si no véis brillar la traidora navaja y enrojecerse el suelo, seguros podéis estar de que aquel día el sol ha salido por el Oeste».
(Sabino Arana).

2003/11/20 LAS CITAS DEL CENTENARIO (20)
«Mi patriotismo no se funda en motivos humanos, ni se dirige a materiales fines: mi patriotismo se fundó y cada día se funde más en mi amor a Dios, y el fin que en él persigo es el de conducir a Dios a mis hermanos de raza: a mi gran familia el pueblo vasco».
(Sabino Arana).

2003/11/21 LAS CITAS DEL CENTENARIO (21)
«El aseo del bizkaino es proverbial [...]; el español apenas se lava una vez en su vida y se muda una vez al año [...]. Oíd hablar a un bizkaino, y escucharéis la más eufórica, moral y culta de las lenguas; oídle a un español, y si sólo le oís rebuznar, podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias».
(Sabino Arana)


2003/11/22 LAS CITAS DEL CENTENARIO (22)
«».
(Sabino Arana).


2003/11/23 LAS CITAS DEL CENTENARIO (23)
«».
(Sabino Arana).

2003/11/24 LAS CITAS DEL CENTENARIO (24)
«Vuestra raza, singular por sus bellas cualidades, pero más singular aún por no tener ningún punto de contacto o fraternidad ni con la raza española, ni con la francesa, que son sus vecinas, ni con raza alguna del mundo, era la que constituía a nuestra Patria Bizkaya; y vosotros, sin pizca de dignidad habéis mezclado vuestra sangre con la española o maketa, os habéis hermanado y confundido con la raza más vil y despreciable de Europa».
(Sabino Arana)

2003/11/25 LAS CITAS DEL CENTENARIO (y 25)
«O euskariano, o español; o nacionalista o extranjerista: no hay medio».
(Sabino Arana).

El Mundo segun Casciari

Leí una vez que la Argentina no es mejor ni peor que España, sólo más joven. Me gustó esa teoría y entonces inventé un truco para descubrir la edad de los países basándome en el "sistema perro". Desde chicos nos explicaron que para saber si un perro era joven o viejo había que multiplicar su edad biológica por 7. En el caso de los países hay que dividir su edad histórica entre 14 para saber su correspondencia humana. ¿Confuso? En este artículo pongo algunos ejemplos reveladores.

Argentina nació en 1816, por lo tanto ya tiene 190 años. Si lo dividimos entre 14, Argentina tiene "humanamente" alrededor de 13 años y medio, o sea, está en la edad del pavo. Es rebelde, pajera, no tiene memoria, contesta sin pensar y está llena de acné (¿será por eso que le dicen el granero del mundo?) Casi todos los países de América Latina tienen la misma edad y, como pasa siempre en esos casos, forman pandillas. La pandilla del Mercosur son cuatro adolescentes que tienen un conjunto de rock. Ensayan en un garaje, hacen mucho ruido pero jamás han sacado un disco.

Venezuela, que ya tiene tetitas, está a punto de unirse a ellos para hacer los coros. En realidad, como la mayoría de las chicas de su edad, quiere tener sexo, en este caso con brasil, que tiene 14 años y el miembro grande.

México también es adolescente, pero con ascendente indígena. Por eso se ríe poco y no fuma ni un inofensivo porro, como el resto de sus amiguitos, sino que mastica peyote, y se junta con Estados Unidos, un retrasado mental de 17, que se dedica a atacar a los chicos hambrientos de 6 añitos en otros continentes.

En el otro extremo está la China milenaria. Si dividimos sus 1.200 años por 14 obtenemos una señora de 85, Conservadora, con olor a pipí de gato, que se la pasa comiendo arroz porque no tiene -por ahora- para comprarse una dentadura postiza. La China tiene un nieto de 8 años, Taiwán, que le hace la vida imposible. Está divorciada desde hace rato de Japón, un viejo cascarrabias, que se juntó con Filipinas, una jovencita pendeja, que siempre está dispuesta a cualquier aberración a cambio de dinero.

Después están los países que acaban de cumplir la mayoría de edad y salen a pasear en el BMW del padre. Por ejemplo, Australia y Canadá, típicos países que crecieron al amparo de papá Inglaterra y mamá Francia, con una educación estricta y concheta, y que ahora se hacen los locos.

Australia es una pendeja de poco más de 18 años, que hace topless y tiene sexo con Sudáfrica; mientras que Canadá es un chico gay emancipado, que en cualquier momento adopta al bebé Groenlandia para formar una de esas familias alternativas que están de moda.

Francia es una separada de 36 años, más P*t* que las gallinas, pero muy respetada en el ámbito profesional. Tiene un hijo de apenas 6 años: Mónaco, que va camino de ser puto o bailarín... o ambas cosas. Es amante esporádica de Alemania, camionero rico que está casado con Austria, que sabe que es cornuda, pero no le importa. Italia es viuda desde hace mucho tiempo. Vive cuidando a San Marino y al Vaticano, dos hijos católicos idénticos a los mellizos de los Flanders. Estuvo casada en segundas nupcias con Alemania (duraron poco: tuvieron Suiza), pero ahora no quiere saber nada con los hombres. A Italia le gustaría ser una mujer como Bélgica: abogada, independiente, que usa pantalón y habla de política de tú a tú con los hombres (Bélgica también fantasea a veces con saber preparar spaghettis).

España es la mujer más linda de Europa (posiblemente Francia le haga sombra, pero pierde espontaneidad por usar tanto perfume). Anda mucho en tetas y va casi siempre borracha. Generalmente se deja follar por Inglaterra y después hace la denuncia. España tiene hijos por todas partes
(casi todos de 13 años), que viven lejos. Los quiere mucho, pero le molesta que, cuando tienen hambre, pasen una temporada en su casa y le abran la nevera.

Otro que tiene hijos desperdigados es Inglaterra. Sale en barco por la noche, se culea pendejas y a los nueve meses aparece una isla nueva en alguna parte del mundo. Pero no se desentiende de ella. En general las islas viven con la madre, pero Inglaterra les da de comer.

Escocia e Irlanda, los hermanos de Inglaterra que viven en el piso de arriba se pasan la vida borrachos y ni siquiera saben jugar al fútbol. Son la vergüenza de la familia.

Suecia y Noruega son dos lesbianas de casi 40 años, que están buenas de cuerpo, a pesar de la edad, pero no le dan bola a nadie. Follan y trabajan, pues son licenciadas en algo. A veces hacen trío con Holanda (cuando necesitan porros); otras, le histeriquean a Finlandia, que es un tipo medio
andrógino de 30 años, que vive solo en un ático sin amueblar y se la pasa hablando por el móvil con Corea.

Corea (la del sur) vive pendiente de su hermana esquizoide. Son mellizas, pero la del norte tomó líquido amniótico cuando salió del útero y quedó estúpida. Se pasó la infancia usando pistolas y ahora, que vive sola, es capaz de cualquier cosa. Estados Unidos, el retrasadito de 17, la vigila, mucho, no por miedo, sino porque le quiere quitar sus pistolas.

Israel es un intelectual de 62 años que tuvo una vida de mierda. Hace unos años, Alemania, el camionero, no le vio y se lo llevó por delante. Desde ese día Israel se puso como loco. Ahora, en vez de leer libros, se lo pasa en la terraza tirándole piedras a Palestina, que es una chica que está
lavando la ropa en la casa de al lado.

Irán e Irak eran dos primos de 16 que robaban motos y vendían los repuestos, hasta que un día le robaron un repuesto a la motoneta de Estados Unidos y se les acabó el negocio. Ahora se están comiendo los mocos.

El mundo estaba bien así, hasta que un día Rusia se juntó (sin casarse) con la Perestroika y tuvieron como docena y media de hijos. Todos raros,algunos mongólicos, otros esquizofrénicos.

Hace una semana, y gracias a un despelote con tiros y muertos, los habitantes serios del mundo descubrimos que hay un país que se llama Kabardino-Balkaria. Un país con bandera, presidente, himno, flora, fauna...y hasta gente! A mí me da un poco de miedo que aparezcan países de
corta edad, así, de repente. Que nos enteremos de costado y que, incluso, tengamos que poner cara de que ya sabíamos, para no quedar como ignorantes.

Y yo me pregunto: ¿Por qué siguen naciendo países,si los que hay todavía no funcionan?

 

Por Hernán Casciari

Recibido por correo electrónico.

¿He de tener miedo?

La supuesta presión terrorista de origen islámico ha decidido a las autoridades europeas a incrementar de manera importante la seguridad en el transporte aéreo. Estas medidas implican restricciones muy importantes en lo que un pasajero puede transportar como equipaje de mano, y producen grandes incomodidades en los accesos a las zonas de embarque.

En los atentados del 11 de marzo murieron en Madrid 191 personas. El mayor atentado terrorista de la historia de España, y uno de los mayores de la historia mundial. Parece muy grave... ¿eso implica que por hechos como ese el mundo es más inseguro?

Ese mismo año 2004 murieron en España 1.668 personas por caidas accidentales, 3.507 se suicidaron, 575 murieron de sobredosis, o 556 por un error médico constatado (Base estadística del INE en Internet http://www.ine.es).

Así que sí, el mundo es muy peligroso, pero yo estaría diez veces más preocupado por no romperme el cuello al salir de la ducha que porque no me mate un islamista suicida. Y le tendría el triple de miedo a mi médico que a los "moros". La única diferencia es que los atentados islamistas están mucho más publicitados que los accidentes domésticos... y no hace falta gastarse un pastón en vallas publicitarias. Los medios lo publicitan gratis.

Relajaos, de verdad. No pasa nada. El mundo no es un lugar hostil en el que un mujaidín te va a reventar en cuanto pises la calle. Todo es publicidad. El mundo no es estadísticamente más inseguro que en los años 80; al contrario. Todo lo demás es publicidad.

Os recomiendo a todos que veáis 'Bowling for Columbine', uno de los documentales del estadounidense Michael Moore, en el que se revela contra las tesis predominantes en su pais, contra ese estado de miedo permanente que atenaza a la población y que les hace tomar decisiones irracionales (como disponer de un AK47 tras el cabecero de la cama), y, paradójicamente, incrementar su propia inseguridad.

No caigamos aquí en el mismo error, leche, que empezamos a parecer gringos estúpidos: lo siguiente es pedir un arma "para defenderme" y pena de muerte para los autores... venga ya.

 

R.N. 

La tumba de Harry Potter

Tal día como mañana de hace 67 años, Harry Potter murió en la ciudad cisjordana de Hebrón, durante una batalla de la Segunda Guerra Mundial. Harry Potter era un cabo inglés de sólo 19 años, y su tumba se encuentra hoy en día en Ramlé, cerca de Tel -Aviv (Israel).

 

 

Desde que fue descubierta, quién sabe como, recibe miles de visitas y se ha convertido prácticamente en un lugar turístico Israelí. Habría que preguntarle a J. K. Rowling cómo se le ocurrió ese nombre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El número de los planetas (I)

A día de hoy el "saber oficial" establece que el Sistema Solar está formado por nueve planetas que giran alrededor del Sol. La mayoría de las personas saben eso, y me atrevo a asegurar que un altísimo porcentaje podría enumerarlos: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

La primera sorpresa surge cuando se explica que esto no siempre ha sido así. Tradicionalmente desde la antigüedad el mecanismo celeste estaba formado por cinco planetas que (además del Sol, la Luna y las estrellas, claro) giraban alrededor de la Tierra: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno (el sistema ptolemaico).

A principios del siglo XVI, Nicolás Copérnico dio su famoso giro, publicado en De revolutionibus orbium cælestium en 1543, mediante el que estableció que el centro del sistema era el Sol y no la Tierra... giro cuya primera consecuencia fue que la lista de planetas creció en uno: el nuestro. Desde ese momento, se podía hablar, por tanto, de seis planetas en el Sistema Solar: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter y Saturno.

La familia creció en 1781, cuando William Herschel descubrió un nuevo planeta, que nombró Georgium Sidus en honor de su rey, Jorge III (el de las locuras del rey Jorge), y que nosotros conocemos como Urano. Alcanzamos ya la cifra de siete planetas.

El descubrimiento de Urano tuvo además la consecuencia de confirmar casi con total exactitud la ley de Titius-Bode, una relación matemática meramente empírica entre los tamaños de las órbitas de los planetas, que los ponía en cierta sucesión geométrica. Sin embargo, según esa relación, faltaba un planeta entre Marte y Júpiter, planeta que los astrónomos de entonces se dedicaron a buscar con ahínco hasta que, en 1801, Piazzi lo descubrió exactamente en el punto del firmamento que la ley de Titius-Bode predecía, aunque él no lo estaba buscando. Llamó Ceres a este planeta, y el saber astronómico oficial se quedó tan satisfecho al enumerar ocho planetas en el Sistema Solar, que cumplían con precisión la ley de Titius-Bode: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Ceres, Júpiter, Saturno y Georgium Sidus.

Su felicidad no duraría demasiado: al año siguiente (1802), H. Olbers descubrió un nuevo cuerpo celeste, al que llamó Palas. Desordenaba completamente la Ley de Titius-Bode, y asombrosamente compartía casi la misma órbita que Ceres; pero sin otra solución que adoptar, no quedaba otra que admitirlo al selecto club de los planetas, formado entonces por nueve, como en la actualidad, pero con una lista un poco sorprendente: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Ceres, Palas, Júpiter, Saturno y Georgium Sidus. La cosa no quedó ahí: en 1804, Harding añadió Juno a la lista (diez), y poco después, en 1807, Olbers se desquitó agregando a Vesta (once).

Aquello empezaba a dar vértigo: cuatro miembros añadidos en seis años a un club selecto e inmutable durante los cientos de años anteriores, y que, además, compartían órbitas similares y violentaban las reglas de cortesía matemática planetaria... que contrariedad.

R.N.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres