Blogia
Noche de Ronda

Romanticismo en Bélgica


Gustaf Wappers
Episode des Journées de Septembre 1830 sur la Place de l’Hôtel de Villa à Bruxelles, 1835
Óleo sobre tela 440 x 660 cm
Bruxelles, Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique

Para marcar el 175 aniversario de la fundación de Bélgica, el Museo Real de Bellas Artes de Bélgica dedica, en compañía de ING, una exposición a las muy variadas formas que tomó el movimiento romántico en Bélgica durante el reinado de Leopoldo I (1831-1865).
Además de enfocarse en la historia de Bélgica y en sus héroes, la exposición examina los principales temas románticos, como el amor y el sentimiento, el heroísmo y la muerte, la ley y la libertad a un tiempo, cuando el nacionalismo triunfante y un sentimiento de júbilo por la recientemente adquirida independencia caracterizaban la atmósfera de la nueva nación. En paralelo a este interés por la nación y el país, el deseo de lo distante y diferente también se articula en un amplio rango de temas exóticos, expresando el sueño de escapar de la vida diaria. Ni los problemas sociales ni la influencia de la religión se dejan de tener en cuenta. Los paisajes, que combinan la espontaneidad con un fino sentido de la observación, testifican el surgimiento de una nostalgia por la vida campestre e ilustran el desarrollo de un sentido de la naturaleza y el nacimiento del realismo. El espíritu de los tiempos se expresa en particular en los retratos, y la representación está completa con la evocación de la figura del rey Leopoldo I, el fundador de la dinastía real belga.
La exposición es de amplio espectro y ecléctica en su concepción general. Con aproximadamente 250 pinturas, esculturas y dibujos, el énfasis está tanto en la calidad como en la diversidad. Un manojo de trabajos prerrománticos y la presencia de las corrientes más significativas que derivaron del Romanticismo Belga sirven para emplazar el movimiento en un contexto más amplio.
En el Centro Cultural ING esculturas seleccionadas dialogan con soberbios dibujos, escondidos durante años en las salas de impresión, que ilustran fielmente la búsqueda intuitiva de inspiración por los artistas, desde los rudos borradores iniciales hasta los trabajos concluidos.
Un punto focal particular es el Museo Antoine Wiertz, adjunto al Museo Real de Bellas Artes desde 1868 y uno de los pocos lugares en Bruselas en los que el tiempo parece haberse detenido. Antoine Wiertz, uno de los artistas líderes del movimiento Romántico Belga, ciertamente servirá de intérprete por excelencia de este fascinante movimiento.
Una cierta cantidad de trabajos fundamentales pero poco conocidos han sido restaurados a su antigua belleza para la exposición, por lo que se ofrecerán varias sorpresas y la oportunidad de realizar descubrimientos atractivos.
El departamento educativo del Museo ofrecerá programas educativos que cubrirán toda la exposición en sus tres localizaciones.


Gustaf Wappers
Boccace lisant le Decameron à la reine Jeanne de Naples, 1849
Óleo sobre tela 171 x 228 cm
Bruxelles, Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique

[Traducción propia del folleto de la exposición]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres